Fabián Bonilla invade la Sala 1.1 del MADC

Fabián Bonilla Moreira exhibe en Sala 1.1 la propuesta “Un espacio invadido”, curada por Adriana Collado, en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, del 19 de mayo al 14 de julio 2016.

2006-10-24 06.42.47

Sala 1.1 del MADC con la propuesta de Fabián Bonilla. Foto LFQ.

Al ingresar a ese espacio de tanta intención creativa como es el museo, uno como espectador esperanzado en observar algo que lo reviva después de la jornada de divagar buscando belleza por doquier, o hasta donde no exista pero la encuentra; advierte, a la distancia de la mirada, algo que reverbera, algo que lo invade.

De inmediato hay que aguzar la mirada para cerciorarse de que aquellas piecitas –decenas y decenas-, son cerámica, pero con forma de hongos, como la multiplicidad de organismos vivientes que pueblan el bosque, seco o húmedo, siempre las hay.

2006-10-24 06.42.19

“Un espacio invadido, en Sala 1.1. Foto LFQ.

Es por ello quizás que me fue muy cercana la idea de jardín, la idea del vientre del árbol añoso yacente entre el verdor, el cual lo habitan miles de criaturas como esas que Fabián Bonilla trae a la sala como metáfora de aquella expresión donde todo lo que muere revive en otra forma de vida, útil para planearnos la interrogante de ¿qué será del cuerpo, el mío, el tuyo, el de todos, después de la vida?

2006-10-24 06.44.14

Se advierte además un fuerte olor a poesía, una espesa sonoridad de versos, cientos de texturas de letras, que son palabras quizás pero que no fueron dichas, se quedaron atoradas en las manos del artista, nos las debe para otra oportunidad, pero faltan ahí entre esos cajoncitos adheridos al muro, entre esos bruscos troncos quemados que matizan el paisaje del entorno natural, que son carbón, materia origen como el barro con el cual fueron hechos esos sujetos del “espacio invadido”.

La curadora Collado en su texto habla de procesos como conquista y colonización, como invasores e invadidos, desplazados o migrantes. Todo para contextualizarlo con las grandes problemáticas mundiales actuales. Es cierto, eso ocurre pero también existen en el jardín interior, en las paredes de una casa, en un charco de agua que persiste por a la gota de agua que se derrama día con día… Se trata de una muestra de una visión sugestiva que aunque apacienta, enerva, como todo arte contemporáneo nos afecta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s