“Nadie pertenece aquí tanto como vos”

El título de esta muestra es un sugerente llamado que nos convoca a ingresar a DESPACIO, galería en la avenida central de San José, donde se exhibe esta intensa propuesta desde el pasado 3 de marzo hasta el 24 de abril 2016, curada por Sandino Scheidegger. Con una invitación como esta, nos dejamos engullir por los enigmas mismos del arte actual, con sus desafíos intrínsecos a la interpretación y a disponernos a advertir esas “voces” que emergen de cada pieza cuyos materiales son tan disímiles como pensamientos existen, conforman una caja de resonancia pero lo central no esta en lo material, esta en la idea. En tanto somos convidados a catar esas esencias que fluyen desde las obras -dispuestas con perspicacia museográfica en ambas salas de la galería-, es que ensambla el pensamiento del curador. De un lado dispone piezas del arte conceptual referentes del último tracto del siglo anterior e inicios del actual, y a manera de biblioteca, en la segunda sala, exhibe libros, revistas, libros arte, en suma lenguaje compuesto por palabras en cuyos intersticios pueblan las ideas y conceptos. Se observan muebles diseñados para la ocasión que contienen libros, y hasta dispone de una hamaca donde paliar el desasosiego actual y de esa manera encontrar el instante preciso para la introspección donde aguzar la mirada hacia esas nociones que vivifican la existencia y persistencia del arte.

1 despacio fichas

Ficha escrita en pared de la galería. Foto cortesía de DESPACIO.

2 despacio cermicas

Karin Lehmann (Suiza) “Muestra de sedimentos”, 2014. Foto Cortesía de DESPACIO

¿Qué implica visitar la muestra?

Implica desafío, detención de nuestro andar por las salas intentando discernir acerca de la sustancia que reúne tales expresiones, cuando por instantes se nos compromete a juguetear con nuestra comprensión del fenómeno artístico, repasar las teorías con las cuales nos acercamos a ejercitar el talento de la mirada y el pensamiento crítico, en tanto sin ese bagaje, el arte mismo clavaría en nosotros el aguijón de la incertidumbre que en situaciones nos adversa e intenta desestabilizarnos, pero que en otras se convierte en el principal acicate generador de interés de lo expuesto. Precisamente eso es lo que me encanta del arte contemporáneo, prefiero ese carácter de enganche tan irónico y mordaz, que salir igual a como entré, vacío. Importante tener que bajar aquellas escalinatas con un río embravecido a espaldas, porque en el instante de ingresar a mi propio espacio de intimidad -mi propia hamaca-, la turbiedad cederá el paso a la claridad y es cuando realmente disfruto la invitación cursada a avistar el arte.

3 despacio arena

“Tonelada”, 2015 de Nicolás Robbio. Foto cortesía de DESPACIO.

4 despacio on kawara

Swen Renault (Francia) “Muerte de On Kawara”, 2014. Foto cortesía de DESPACIO.

¿Qué de esta intensa propuesta detuvo mi caminar?

Tal cantidad y calidad de propuestas es imposible comentarlas una a una como suele suceder cuando escribo un comentario como este. Explico que en mi caso, el ejercicio de la mirada requiere andar, dar vueltas buscando puntos de inflexión y volver a lo mismo, para lo cual llegué a dicha confrontación. Caminar implica pensamiento, reflexión; hasta me detuve a observar la gracia de las fichas técnicas escritas a mano con lápiz sobre la pared, a veces en posiciones incómodas para leerlas pero también para escribirlas. Luego capté un par de instalaciones que fijo son potentes puntos para atraer la mirada, una es un conjunto de piezas de distintas calidades cerámicas crudas, que al llenarlas de agua, la gres resquebraja y desborda, me refiero a la pieza de Karin Lehmann (Suiza) “Muestra de sedimentos”, 2014. Aborda el asunto de las vicisitudes de la vida, cuando el agua, un bien común, a veces deja desolación y ruina en el entorno, o como en el caso de esta instalación, un poético paisaje de manchas sobre el pavimento de la sala. La otra pieza que destaca en la visual de la sala es “Tonelada”, 2015 de Nicolás Robbio (Argentina) quien recrea la metáfora de la luz de una lámpara cuya angulación focal fue cambiada por arena, convidando al espectador a parangonar la naturaleza física de la materia –que posee peso y volumen-, y la inmaterialidad de la energía lumínica. Al fondo del espacio nos convoca la presencia de varias fotografías de Hans Eijkelboom (Holanda), “Con mi familia”, 1973, son retratos familiares donde el artista aparece ocupando el rol del padre, pero no son sus familiares, él tocó a la puerta de desconocidos, pidió que le permitieran realizar la acción, lo hace con tal naturalidad y gracia, que conmociona el acto de pensar que exista un intruso en cada escena.

6 despacio vista 2

Vista de sala donde al fondo aparecen las fotografías de Hans Eijkelboom (Holanda), “Con mi familia”, 1973. Foto cortesía de DESPACIO.

Obsérvese que no acudo a una lectura lineal según lo dispuesto por la museografía, mi abordaje es más bien de carácter emocional, busco lo que me empodera a través del ejercicio de la mirada, la cual entró afectada por la contingencia al ir subiendo cada grada hasta llegar al cuarto piso donde se localiza la galería.

Swen Renault (Francia) expuso “Muerte de On Kawara”, 2014, un acrílico sobre tela en la pared y una caja de cartón con periódico del 10 de julio de 2014, día del fallecimiento del conceptualista japonés quien trabajaba la idea de las fechas, cuando el día de su deceso quedó una página en blanco, y que Renault retoma pintando el lienzo dispuesto en la pared. Al lado, Javier Calvo (Costa Rica) titula “Quiero ser un buen centroamericano” 2019, fotografía de una acción en la cual él colocó en su pecho una plantilla con esa frase que al exponerse al tórrido sol tropical del istmo, lógicamente quemó la piel expuesta. También atrapó mi atención las fotografías de Sigurdur Gudmundsson (Islandia) “Proyecto para el viento” 1971, documentan el proceso temporal que afectó a una escultura sobre la cual incide la energía del viento.

6 despacio vista

Vista de sala. Foto cortesía de DESPACIO.

La segunda sala de DESPACIO

No comentaré todas las propuestas cargadas de resonancias que se escapan o se esconden al deletrear sus títulos en un territorio de intensas paradojas como la “Biblioteca en Residencia”, sala configurada como tal, como una sala de lectura, con un mobiliario diseñado según la intención. Exhibe libros que perdieron actualidad e insinúan lo absurdo, la contradicción, beta de enorme interés cuando el arte cuestiona y nos devuelve la mirada al explorar los saberes propios y nuestro paisaje interior. Julien Prévieux (Francia) “La totalidad de las proposiciones verdaderas (Antes) 2016, biblioteca de libros anticuados, organizados según una noción histórica pero que hoy en día -como indica la ficha-, son obsoletos. Otra de las propuestas es la de Barbara Hoffmann (Alemania) “Estantería” 2016, cuando la artista selecciona quince de sus libros favoritos seleccionados por forma, materiales, contenidos, que le atañen a ella en tanto implica el olor, tacto, color, sonido, peso, tamaño, entre otras razones que despiertan el interés del visitante a la muestra.

7 despacio vista lib

8 despacio libros

Vista de sala donde se exhiben bibliotecas, revistas y libros arte. Foto cortesía de DESPACIO.

Territorio de inflexiones

En esta dimensión candente de la actualidad del conceptualismo en el mundo y en el país, está presente “Axioma”, 2013 de Guillermo Vargas (Habacuc), el libro arte de Roger Muñoz, la interesante pieza de Marton Robinson “El Negro en Costa Rica” que se sirve de una escaparate de emergencia con su martillo al lado para romper el vidrio en caso de emergencia, pero lo que se encuentra dentro es el libro del mismo nombre, todo para hablar de asuntos raciales y otras problemáticas de minorías en la sociedad costarricense.

8b despacio libros

Vista de sala donde se exhiben bibliotecas, revistas y libros arte. Foto cortesía de DESPACIO.

11 Chemi Rosado-Seijo, libro sobre patineta

Libro arte de Chemi Rosado “El gesto: sobre Pollock y el arte post-americano de historia sobre ruedas, 2007. Foto cortesía de DESPACIO.

12 Marton Robinson El negro 2015

Marton Robinson “El Negro en Costa Rica”. Foto cortesía de DESPACIO.

Está expuesto el libro arte de Chemi Rosado “El gesto: sobre Pollock y el arte post-americano de historia sobre ruedas, 2007. El pedestal para el gato, “Escapula 2011 del suizo Fabian Boschung, entre otros agentes que enturbiaron las aguas del río de la interpretación, que aún, a más de una semana de visitar la muestra estoy intentando comentar. Son muchos otros los artistas que activaron sus ideas para afectarnos y comprometernos con la intensión de dejar una huella en la memoria personal, según la medida de las propias actitudes e intensiones motivadas por tal convocatoria. Repito, hay piezas que irradian su propia luz, muy fuerte, otras comparten esa luminosidad, la reflejan e inciden en su posicionamiento, hacen del proyecto expositivo de DESPACIO un territorio de meditación de altura cuando el título resuena casi como una sentencia: “Nadie pertenece aquí tanto como vos”.

 

Anuncios

2 comentarios en ““Nadie pertenece aquí tanto como vos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s